cómo hacer rebranding

El rebranding no es sólo cambiar el logo y los colores que identifican a la empresa. A menudo es un cambio estructural que podría modificar completamente lo que las personas piensan de la marca, aunque se supone que para bien.

A continuación te contamos cómo podés desarrollarlo

¿Cómo desarrollar el rebranding para tu empresa?

1. Transición interna

El objetivo del branding es el público, siempre. ¿O no? Cuando hacemos una transición tan importante como un cambio de imagen,  es necesario que primero nuestro propio equipo de trabajo se identifique y se sienta parte de los nuevos valores, del nuevo mensaje que vamos a lanzar.

Por esta razón, una forma creativa de que nuestro equipo forme parte del rebranding de la empresa es planificando fechas especiales relacionadas con cada paso del proceso y crear pequeños eventos alrededor de esto. Por ejemplo, un día para conocer el nuevo logo o el lanzamiento de un nuevo mensaje.

2. Continuidad de marca

No es necesario desecharlo todo. Para no romper los lazos emocionales que nos unen a la antigua imagen de marca, podemos conservar algún elemento significativo en la nueva imagen para que el equipo de trabajo experimente continuidad.

3. Permita que los creativos hagan el rebranding para tu empresa

Para los líderes, la tentación de tomar el trabajo en sus propias manos es grande. Sin embargo, a pesar que ellos entienden el mensaje mejor que nadie, también es importante saber reflejar ese mensaje de cara al público.

Por eso el rebranding de una empresa debe ser puesto en manos de especialistas en diseño e imagen que son los que entienden de colores y las formas pueden llegar a impactar a las personas.

4. Tomese su tiempo para desarrollar el rebranding de marca, pero no tanto…

Está claro que todos queremos que todo sea perfecto cuando la nueva imagen de marca sea dada a conocer y eso tiene sentido. Pro hay que tomar en cuenta que para que las cosas sean perfectas puede pasar mucho tiempo e incluso las ideas más innovadoras pueden perder la frescura.

Por eso, es importante establecer tiempos realistas y acordes con los objetivos que se quieren lograr y un mínimo de etapas cubiertas para poder lanzar el nuevo mensaje y su apariencia.

5. Asegurarse de seguir siendo fiel a la esencia de la marca

El branding es cómo la gente ve a la marca, pero no es la marca. Existe un mensaje y unos valores que son la esencia de la marca.

Por eso, al llevar un proceso de cambio es necesario evaluar qué tanto nos estamos alejando de lo que representa la marca para la gente que nos estamos dirigiendo.

La marca debe evolucionar, y adaptarse a los cambios de su entorno social, económico y cultural, pero sin perder lo fundamental que la hizo llegar a la gente en primer lugar.

Si tomás en cuenta estos 5 puntos, ¡serán el soplo de aire fresco que estás buscando para tu empresa!


Publicidad
Author: Rody

Get Connected