• Psicología de la venta

  • Psicología de la venta

  • Psicología de la venta

Un momento crucial para nuestro producto es el momento en el que el potencial cliente se encuentra con el local de compra. Más allá del producto en sí, o de las ideas preconcebidas que el cliente pueda tener, en ese momento podemos influir en su estado de ánimo y percepción para determinar la compra.

A continuación, te mostramos qué elementos influyen en el proceso de compra. 

Psicología de la venta: ¿Cómo vender más productos?

Localización

Los productos que se sitúan a la altura de nuestros ojos siempre van a ser los primeros que llamen la atención ya que entran en nuestro campo de visión sin que los estemos buscando específicamente.

En cambio, los productos ubicados a la altura de nuestros pies o por encima de nuestra cabeza atraerán menos, además de que resultará incómodo para el cliente tratar de alcanzarlos.

Contexto y espacio

Por otro lado, también influye el ambiente en el que se encuentren. Los productos espaciados entre sí transmiten prestigio y atraen la mirada del cliente, mientras que si están encimados distraen la atención y pierden valor.

Además, los productos cercanos a la caja tienen muchas más oportunidades de ser comprados, porque es el lugar donde tenemos que esperar más tiempo y posibilitan la compra de productos que el cliente no necesita, pero que le gustan.

Color

Un color vivo llama mucho más la atención que uno frío y además existe un lenguaje psicológico que influye en nuestros hábitos de compra; el rojo, por ejemplo, incita a comer, el azul sugiere frío y el verde, naturaleza.

Es importante determinar el color de nuestro packaging en función de nuestro producto y de lo que queramos transmitir.

Precio

El consumidor busca el precio más barato, pero además, está demostrado que el precio psicológico influye mucho a la hora de comprar un producto, como por ejemplo usar decimales o poner el precio en función de gramos o kilos y no el precio real.

Música

Dentro del proceso de la psicología de venta, la música influye en el estado de ánimo del cliente. Una música relajada mejorará su humor y aumentará sus ganas de comprar, pero una música rápida, por ejemplo, incitará a una compra rápida e irreflexiva.

Olor

Finalmente, al igual que la música, el olor influye en el ambiente y determina la compra. Un olor agradable mejorará el humor. Por ejemplo, el olor a comida incitará el hambre, y en cambio, un olor poco agradable provocará que el cliente quiera abandonar el establecimiento cuanto antes.

Así que si querés aumentar las ventas, tené en cuenta todos estos consejos a la hora de ofertar tus productos y servicios. ¡Creá un ambiente ideal para la compra! 


Publicidad
Author: Rody

Get Connected